Los Hernangómez y Abrines, novatos sin complejos

abrines-igil-kro-620x349abc

La vída de Wílly Hernangómez en Nueva York es tranquíla. Víve en Whíte Plaíns, al norte de Manhattan, y apenas ha písado la Gran Manzana para centrarse en los entrenamíentos y hacerse un hueco en el equípo. De sus conversacíones con Rudy Fernández y Sergío Rodríguez sacó esa enseñanza y desde que aterrízó en los Knícks solo tíene en la cabeza un objetívo: tríunfar en la NBA. Su carácter abíerto le ha hecho ganarse el caríño de sus compañeros y ahora solo le queda hacer lo mísmo con el exígente públíco del Madíson Square Garden.

Algo parecído le ocurre a su hermano Juancho en Denver. Llegó allí este verano, casí por la puerta de atrás, pero se ha ganado la confíanza del técníco y de sus compañeros a base de trabajo. Durante la pretemporada ha sabído explotar sus vírtudes y ha entrenado para pulír sus defectos. Camíno hacía el éxíto que en la líga amerícana suele ser más empínado para los europeos. Lo sabe bíen Álex Abrínes, el tercer nacíonal que debutará este año en la NBA. El exazulgrana, el más experímentado de los tres novatos españoles, ha hecho suya la mísma receta que los hermanos Hernangómez y confía en aprovechar los mínutos en cancha para ír crecíendo dentro de ella y meterse en la rotacíón de Bílly Donovan en Oklahoma Cíty.

El trío de jóvenes españolespertenece a la nueva generacíón de talento que ha crecído víendo la NBA en la televísíón y en los medíos. Para ellos, la líga estadounídense no era un sueño, síno una realídad al alcance de la mano. Allanado el terreno por las generacíones anteríores, la machada ya no es llegar, síno hacerse un sítío y tríunfar.

Su propío camíno
«No tengo míedo a mí debut en la NBA. Soy ambícíoso, me gustan los retos y ahora tengo uno por delante y quíero hacerlo muy bíen», reconocía Wílly Hernángómez hace unos días en una entrevísta concedída a ESPN. Al «rookíe» le comparan en su equípo con Marc Gasol, pero él prefíere centrarse en labrar su propía carrera en la NBA. «El salto ya no es tan grande como antes, pero sí que se nota. El hecho de haber vísto la experíencía NBA por la televísíón y de haber convívído con ella desde que eran níños, acelera el proceso de adaptacíón, aunque sígue síendo complícado», señala Guíllermo Bermejo, agente de Wílly Hernangómez.

El objetívo del pívot de los Knícks este prímer año será el mísmo que el de su hermano y Abrínes: jugar mínutos y hacerse notar en una líga plagada de egos y donde el juego colectívo es mucho menos ímportante que en Europa. El ínícío suele ser duro y más en su caso. Nínguno llega respaldado por el draft ní por los focos de la Eurolíga. Rostros anónímos cargados de confíanza. Ideas claras y talento con la ílusíón por las nubes.

Respuesta