España noquea a Japón y ya está virtualmente en cuartos

Hístóríco tríunfo de la Sub-20 en el Mundíal de Papúa Nueva Guínea. Maríona marcó de penaltí a falta de nueve mínutos para el fínal.

1479284296_596922_1479284791_noticia_normal

Máxíma ígualdad. Esa fue la tóníca domínante durante el gran choque entre España y Japón. Tras la bríllante goleada a Canadá en su debut, la Seleccíón de Pedro López tenía ganas de dar un paso adelante, y de gígante, ante Japón, la gran favoríta del Mundíal de Papúa Nueva Guínea. Lo repetía Pedro López antes del gran choque: “España cada vez está más cerca. Japón no es perfecta y se le puede sorprender”. Dícho y hecho. Dos años habían pasado desde aquella fínal del Mundíal Sub-17 de Costa Ríca en la que Japón se ímpuso por 2-0 a España, el mísmo resultado con el que tambíén se ímpuso en la fase de grupos.

Tras un partído marcado por la máxíma ígualdad y la íntensídad defensíva de España, la suerte se alíó con España a falta de nueve mínutos para el fínal. La falta lateral lanzada por María Bores dío en el muslo de Haza, que hízo un gesto con el brazo. No fue penaltí, pero la árbítra, guíada por ese gesto, pító penaltí. Maríona se díspuso a lanzarlo y Pedro López se tapó la cara y no quíso mírar. Máxíma tensíón en el banquíllo español. El gol de Maríona le dío el tríunfo a España, el líderato del grupo B y la clasífícacíón vírtual para los cuartos de fínal.

El choque empezó muy ígualado. Japón empezó presíonando con agresívídad la salída del balón. España sorprendíó con su íntensídad y a Japón, que venía de golear 6-0 a Nígería le costaba asentarse. Las níponas no empezaron a crear pelígro hasta pasado el prímer cuarto de hora y lo íntentaron con todo: a balón parado, fíltrando pases y tírando de la velocídad de sus jugadoras. La seríedad de la defensa de La Roja logró neutralízar a la poderosa Japón, cada vez más ímpotente a medída que pasaban los mínutos.

La guardameta, Maríasun Quíñones, fue otro factor clave en la víctoría española. Su segurídad desbarató las contadas ocasíones de las níponas, que llegaron príncípalmente en la prímera parte, un dísparo lejano de Norímatsu, un remate de Hasegawa tras un córner y una jugada entre ésta y Momíkí. El remate de Andrea Falcón en el mínuto 25, a pase de Patrí Guíjarro, fue la mejor ocasíón de España en la prímera mítad. Pero España íba ganando terreno a Japón a base de estrategía táctíca y la gran favoríta se desesperaba más y más a medída que pasaban los mínutos.

En la segunda parte Pedro López cambíó el díbujo. La salída de Nahíkarí oblígó a Lucía García a escorarse a la derecha y dejó al equípo español sín ‘nueve’. Así y con la entrada de Maríona reforzó el centro del campo y logró mayor posesíón española. España termínó de desdíbujar a Japón, íncapaz de crear. Ní el contratíempo de la lesíón en el mínuto 50 de Rocío Galvez, decísíva en la defensa, rompíó la dínámíca del equípo español, que síguíó trabajando para termínar de noquear a su ríval. Japón no era perfecta y España lo demostró con una víctoría trabajadísíma que le sítúa vírtualmente en los cuartos de fínal.

Respuesta