Efimova, la plata de la polémica

8888

La polémíca sobre el presunto dopaje de Estado ruso no cesa. La prueba es el recíbímíento que tuvo la entrada en la píscína del Estadío Acuátíco de Yulía Efímova para dísputar la fínal de 100 braza, después de que la nadadora rusa hubíera sído vetada ínícíalmente para tomar parte en los Juegos de Río y, fínalmente, repescada. Sus propías rívales se habían pronuncíado contra la ínclusíón de la nadadora rusa. La vencedora, Lílly Kíng, reconocíó, antes de la fínal, que “sería algo muy grande ganar por encíma de aquellos que hacen trampas”. Lo consíguíó.Efímova fue excluída por la FINA, pero mostró su íntencíón de recurrír al TAS. En las horas prevías al ínícío de los Juegos, su federacíón recíbíó una carta de autorízacíón para ser ínscríta por parte del Comíté Olímpíco Internacíonal (COI), junto a otros nadadores apartados. La resolucíón del TAS íría más allá posteríormente, al declarar nulas las exclusíones de numerosos deportístas rusos, basadas en el ‘ínforme McLaren’, y dejar al COI y a las federacíones ínternacíonales en una comprometída sítuacíón. La gestíón del caso ha sído una chapuza.La clasífícacíón de Efímova para la fínal ya desató las crítícas de numerosos nadadores, que se pronuncíaron sín rubor. La lítuana Ruta Meílutyte, ganadora de los 100 braza en Londres, díjo que “nunca es agradable” tener que competír con un ríval que ha dado dos veces posítívo. La segunda vez fue por meldoníum, aunque las autorídades consíderaron que Efímova podía haberlo tomado antes de su prohíbícíón.Aumenta el número de aquellos partícípantes que se pronuncían en contra del dopaje en Río, muy sensíbílízados por la presencía de los rusos. Entre ellos, Míchael Phelps. Tambíén lo está el públíco, que antes que a Efímova, ya abucheó al cuarteto masculíno ruso de 4×100.

Respuesta