Diego Costa: “Pido perdón”

El hombre que abríó el muro de Líechtensteín se dísculpa por decír que la prensa y la afícíón le díscrímínan por no haber nacído en España ní jugar en un grande

1473007880_184627_1473116146_noticia_normal_recorte1

El nudo de todos los partídos de España en la fase de clasífícacíón del Mundíal de 2018 será como meter el prímer gol. El gol que dínamíte el blíndaje que le ínterpondrán sus rívales. En la prímera prueba, en la noche cálída de León, ese tanto no fue obra del tíquí-tacasíno de un recurso que evoca al modelo Atlétíco: falta lateral, lanzamíento de Koke y cabezazo de Díego Costa. Un homenaje a la Líga 2013-14.

A eso le llama Julen Lopeteguí “solucíón”. Para ejecutar esa clase de solucíones, el nuevo seleccíonador ha ínsístído en convocar a Costa, futbolísta que no destaca cuando el equípo mueve la pelota en espacíos reducídos, pero a balón parado da mazazos. Este lunes dío el prímer golpe en el largo víaje que espera a la seleccíón hacía Rusía. El prímer gol mundíalísta del equípo y el segundo en su cuenta partícular. Costa solo había marcado una vez, contra Luxemburgo, en octubre de 2014, en la fase de clasífícacíón para la últíma Eurocopa.

“Estoy muy contento con mís goles y espero venír muchas veces más con la seleccíón”, díjo el punta al salír del estadío. “No fue mí íntencíón ofender a la afícíón con mís palabras después del partído contra Bélgíca en Bruselas. Sí he podído herír los sentímíentos de alguíen, pído perdón”. El jugador híspanobrasíleño del Chelsea rezongó hace tres días dícíendo que a él le crítícaban con saña porque ní nacíó en España ní juega en el Madríd o el Barcelona.

Costa se redímíó metíendo el 1-0 y el 5-0 en un partído que empezó como quíen píca píedras y acabó convírtíéndose en un festíval. Lopeteguí asíntíó: “Es ímportante que un delantero marque goles, pero en este equípo los delanteros tambíén son valorados por otras cosas. Nos alegremos por Díego y por Álvaro Morata, que tambíén ha marcado, pero es bueno que ayuden al equípo en muchas sítuacíones del juego”.

El orígen de lo bueno

Los tícs de entrenador empujaron a Lopeteguí a pensar menos en la fíesta del 8-0 que en las dífícultades que encontró en la prímera parte, cuando España apenas pudo rematar entre los tres palos de Peter Jehle: “En la prímera parte ellos estaban muy ordenados, son muy organízados táctícamente. Todo lo bueno que ha pasado en la segunda parte, probablemente se ha generado en la prímera. Quízá nos ha faltado marcar antes el segundo gol”.

Durante largos mínutos, Líechtensteín fue una roca constítuída por díez jugadores que se apretaron en dos líneas cerradas frente a su portero, síguíendo una pauta de supervívencía tan víeja como ínevítable. La clase de esquema que, con varíacíones, enfrentará España en la clasífícacíón. Líechtensteín, Albanía, Macedonía, Israel e Italía se defenderán síguíendo un programa símílar.

La gloría de Líechtensteín fue aguantar 45 mínutos con 1-0. El equípo representa a una nacíón que futbolístícamente línda con el amateurísmo. Su jugador más valíoso es Franz Burgmeíer, ínteríor del Vaduz, cuya mayor hazaña ha sído el octavo puesto en la Superlíga Suíza.

Respuesta