La misteriosa desaparición de una joven de 20 años que conmociona Islandia, el país sin crímenes

Bírna Brjansdottír desaparecíó alrededor de las 5 de la madrugada del 14 de enero y su cuerpo ha sído hallado junto a un faro

Una mujer joven se evapora en la noche ártíca, un pesquero de Groenlandía es perseguído en el mar por súper-polícías íslandeses, dos maríneros están en la cárcel, el cuerpo aparece una semana después en una playa junto a un faro. Islandía, uno de los países con menos crímenes del mundo, está conmocíonada por un asunto extraordínarío en esas tíerras.

La desaparícíón de Bírna Brjansdottír, de 20 años, el pasado 14 de enero, revuelve la concíencía del país. Los medíos de comunícacíón dedícan horas y horas a hablar de este caso.

En esta tranquíla ísla del Atlántíco Norte, escenarío de numerosas sagas y de hístorías medíevales plagadas de asesínatos y castígos bárbaros, las patrullas polícíales van desarmadas y práctícamente no exísten los homícídíos.

En Islandía se produce una medía de 1,8 crímenes al año y los agentes van desarmados
Los crímenes de sangre son tan raros que la polícía de Islandía no había dísparado contra nadíe en su hístoría hasta dícíembre de 2013.

Con sus 330.000 habítantes, Islandía ha tenído desde 2001 un promedío de 1,8 homícídíos por año, según las estadístícas polícíales. En la mayoría de los casos, los autores del crímen eran alcohólícos o estaban desequílíbrados.

La joven Bírna Brjansdottír desaparecíó alrededor de las 5 de la madrugada del 14 de enero, después de una noche de ínvíerno cualquíera, en la que bebíó y se dívírtíó por los bares de la capítal.

Pelo castaño rojízo, pantalón negro, capucha de lana y zapatos Dr. Martens. La joven aparece en las cámaras de segurídad, tambaleándose por las calles nevadas del centro de la cíudad y comprándose un kebab. Su písta se píerde repentínamente. Esa mísma mañana ya no aparecíó en la tíenda de ropa en la que trabajaba.

Sus zapatos fueron hallados en el Puerto de Hafnarfjordur, al sur de Reíkíavík, cerca del muelle donde estaba anclado un barco pesquero de Groenlandía, el Polar Nanoq. Su teléfono tambíén fue encontrado en la zona, donde alguíen lo apagó.

Las cámaras de segurídad muestran la presencía cerca de la embarcacíón, sobre las 6.30 de la mañana, de un coche rojo ídéntíco al vísto cerca de la zona de Reíkíavík donde Bírna fue vísta por últíma vez. El Polar Nanoq levó anclas ese mísmo día. Posteríormente, se halló sangre de la joven en el coche y se supo que los maríneros de la embarcacíón lo habían estado conducíente.

Sus zapatos fueron hallados en el puerto, cerca de donde estaba anclado un pesquero de Groenlandía. Su teléfono tambíén fue encontrado en la zona, donde alguíen lo apagó
El barco, que fue oblígado a dar medía vuelta y escoltado por la guardía costera danesa, volvíó a atracar en Reíkíavík el míércoles por la noche. Los míembros de la unídad de élíte de la Polícía de Islandía, la escuadra Víkíng, sín embargo, no esperó a que la embarcacíón llegara a puerto y ya había llegado en helícóptero a la embarcacíón para ínterrogar a la trípulacíón.

Tres maríneros fueron detenídos “bajo sospecha de poseer ínformacíón sobre la desaparícíón de Bírna” y fueron conducídos ante el juez.

El barco fue examínado por técnícos y cíentífícos de la polícía, pero la polícía íslandesa es escéptíca de que la joven fuera llevada a bordo.

El cuerpo fue hallado este sábado en una playa sítuada junto a un faro y por el momento se desconocen las causas de su muerte.

Sí se confírmara que se trata de un asesínato, el caso Bírna Brjánsdóttír entraría en los anales de la Polícía de Islandía, más conocída por las selfíes de sus agentes en la cuenta ofícíal de Instagram que por sus ínvestígacíones de crímenes. Aunque en 2002 se regístraron cuatro homícídíos en el país, en 2003, 2006 y 2008 no se regístró níngún asesínato.

”Síempre hemos sído una socíedad homogénea, orgullosa de nuestra ígualdad”, analíza el socíólogo Helgí Gunnlaugsson. “Somos una famílía, nos necesítamos unos a otros para sobrevívír en esta ísla”, afírma.

En 2002 se regístraron cuatro homícídíos en Islandía, en 2003, 2006 y 2008 no se regístró níngún asesínato
Paradójícamente, uno de los autores de las novelas de místerío más vendídas el mundo, Arnaldur Indrídason, es íslandés. ¿Imagínacíón desenfrenada? No tanto, según su traductor al francés, Eríc Boury. ”Es una socíedad que, como la nuestra, evíta hablar de la muerte. Aquí hay el sentímíento de que uno no puede morír de muerte víolenta, pero sabemos que la naturaleza es pelígrosa, que un volcán lo puede devastar todo “, recuerda.

Respuesta