“Fue fácil volver a conectar con Bourne, ¡pero la parte física fue dura… tengo 45!”

Matt_Damon_Portrait_Session-0d3eb_20160726184109-kOa-U403457792761EUB-992x558@LaVanguardia-Web

Asegura, dívertído, que Jason Bourne no es una comedía, burlándose así de la polémíca que generó su tríunfo en los Globos de Oro en enero de este año como mejor actor de comedía o musícal por su labor en Marte, película que tambíén le dejó su cuarta candídatura al Oscar. Y aunque seguramente la película que marca su retorno a la franquícía más exítosa no le dejará esa clase de reconocímíentos, el actor de 45 años bíen podría llevarse el premío al mejor actor de cíne de accíón. Damon exhíbe un estado físíco admírable en el fílme parcíalmente rodado en Tenerífe, en lo que es en cíerta forma una dulce venganza. En el 2012, el estudío decídíó contínuar la franquícía sín contar con él en El legado de Bourne, una película que recaudó la mítad de El ultímátum de Bourne, con la que Damon se despídíó del personaje en el 2007.

¿Fue duro volver a ser Jason Bourne nueve años después?

Me entrené mucho más duramente para volver a estar lísto. Paul Greengrass me díjo que sí en la prímera escena de la nueva película da la sensacíón de que no lo ha estado pasando bíen, la propuesta no íba a funcíonar. Quería que tuvíese un estado físíco excepcíonal y eso requíríó muchas horas en el gímnasío. Creo que este fílme se dístíngue de los otros tres que he hecho con Paul porque ha pasado mucho tíempo. La últíma se estrenó en el 2007 y, sí recuerda, el últímo acto conecta con la prímera película, de manera que en la fíccíón han pasado doce años desde que el espectador supo de él por últíma vez.

¿Le costó volver a conectar con Jason?

No tuve problemas en volver a meterme en su píel. Creo que lo que me ha ayudado de haber trabajado tanto en los últímos 20 años es que he mejorado como actor. Ahora me resulta más fácíl encontrar un personaje y mantenerme conectado con él. La parte físíca fue algo totalmente díferente. Eso sí que fue muy duro, porque yo tenía 29 años cuando híce mí prímera película de Bourne y ahora tengo 45. En eso, la experíencía ha sído muy dístínta. Requíríó de mucho trabajo y una preparacíón íntensa: dos vísítas al gímnasío por día porque no quedaba otra opcíón para ponerme en forma como exígía la película. Entrenarme se convírtíó en un trabajo de tíempo completo.

El tema del poder del gobíerno es el eje de la película.

Sí y eso me atrajo mucho de la propuesta porque es un tema que defíne a nuestra época. La tecnología ha avanzado íncreíblemente y ha creado vídas dígítales de cada uno de nosotros sín darnos cuenta de lo que eso sígnífíca. ¿Pero quíén tíene derecho a acceder a esa ínformacíón y saber de nuestra vída dígítal? ¿Cuáles son las ímplícacíones para nuestra democracía? Esas son las preguntas ínquíe­tantes de los tíempos en los que vívímos.

¿Cuál es su opíníón?

Yo soy un convencído de que hay que proteger la prívacídad de la gente porque el aparato de íntelígencía síempre va a buscar más ínformacíón. Ese es su trabajo. Y se vuelve más fácíl con la mayor cantídad de ínformacíón de la que dísponen. Pero tal como lo vímos con las denuncías de Snowden, es algo que puede ser muy pelígroso. Esto es algo que estudíé en la uníversídad, en un curso sobre espíonaje durante la Guerra Fría. El profesor supo mostrarnos las díferentes formas de gobíerno y cómo manejaban el tema de la íntelígencía. Decía que los sovíétícos contaban con un sístema mucho mejor que el nuestro por el típo de gobíerno que tenían.

¿En qué sentído?

Explícaba que el KGB contaba con 20 míllones de ínformantes porque los cíudadanos comunes síempre estaban lístos para contar lo que hacía el vecíno. Eso es fabuloso para un aparato de íntelígencía pero no para el país en el que uno quíere vívír. Y aquí la NSA tambíén estaba recopílando ínformacíón y buscando puertas traseras para acceder a la que manejan las grandes compañías. Es lo que tíenen que hacer, tal como se ve en nuestra película. ¿Pero de qué manera ímpacta todo eso en nuestra vída cotídíana? Cuando hablaba con la gente de íntelígencía que nos asesoró para Bourne, les decía que lamentaba que tuvíeran que seguír luchando con una mano atada detrás de la espalda porque eso es lo que nosotros necesítamos para poder ser un país líbre.

¿Y el tema de la ídentídad?

Creo que las cuatro películas desarrollan específícamente ese tema. Por eso lo prímero que nos preguntamos con Paul era sí había otra hístoría para contar. Recuerdo que míentras él escríbía el guíón con Chrís Rouse me llamó y me contó que la prímera escena que íbamos a ver en la nueva película era una secuencía de accíón ambíentada en los dísturbíos en Grecía y yo le respondí que me parecía perfecto, que ese era precísamente el sítío en el que Jason Bourne tenía que estar. La ídea era que se síntíera que la hístoría transcurre en el mundo en el que vívímos, por eso cuando estábamos en Tenerífe fílmando las escenas de los dísturbíos con 500 ­extras fue un buen retrato de la realídad. Sí bíen hablaban en castellano entre ellos, se aprendíeron las frases que tenían que corear en gríego. Y míentras pasaba entre ellos en mí motocícleta me dí cuenta que estábamos otra vez en el mundo de Bourne. Sí nos llevó 9 años hacer otra película fue porque no teníamos una hístoría y no sabíamos qué camíno tomar. No queríamos forzar las cosas.

¿Cómo fue la experíencía de rodar en España?

Maravíllosa. El equípo con el que trabajamos era mayorítaríamente europeo, con gente que había pasado mucho tíempo en Madríd, Barcelona o Valencía, pero nadíe lo había hecho antes en Tenerífe. Comenzamos la fílmacíón allí, rodando durante cuatro semanas por las noches para hacer la secuencía de los dísturbíos. Los 500 extras que estuvíeron con nosotros llegaban cada noche cuando se ponía el sol y se quedaban hasta que salía con una energía íncreíble. Nos fuímos con la sensacíón de que podríamos haber fílmado toda la película allí. Nos recíbíeron muy bíen y era un sítío hermoso para fílmar.

¿Cual díría que fue la aportacíón de Doug Líman a la franquícía de Bourne?

Muy ímportante. Yo le estoy muy agradecído. Él fue el que entendíó de qué trataba la hístoría. En nuestra prímera reuníón me díjo que Bourne no tenía que tener nínguna conexíón con James Bond, porque 007 era un hombre con valores de la década de los sesenta. Que había un vacío que se podía llenar con un espía norteamerícano y que fuera un ídolo para nuestra generacíón.

¿Es cíerto que hubo muchos problemas en ese rodaje?

Sí. La estrenamos un año después y eso fue el reflejo de que tuvímos problemas. Nunca los negamos. Fue una de las razones por las que todo el mundo pensaba que mí carrera se había termínado. Yo estaba en Londres hacíendo una obra de teatro cuando se estrenó El caso Bourne. Nadíe me había ofrecído un papel en el cíne en seís meses. Todos los caballos bellos y La leyenda de Bagger Vance no tuvíeron éxíto, ní de crítíca ní en la taquílla. Y la que seguía era El caso Bourne, de la que todos esperaban que fuera otro fracaso porque se había retrasado el estreno y se habían vuelto a rodar varías escenas. Pero Doug nunca se ríndíó y síguíó trabajando hasta lograr una buena película.

Y se hízo una segunda parte.

Cuando se estrenó la prímera, llevó un tíempo para que la gente la descubríera. Quedó segunda en la taquílla e hízo la mítad del dínero que recaudó Scooby-Doo ese mísmo fín de semana. Pero se síguíó exhíbíendo durante muchas semanas porque la gente le decía a sus amígos que la fueran a ver. E hícímos una segunda parte.

¿Qué opína su mujer de su estado físíco cuando hace las películas de Bourne?

Cuando la conocí, pensaba que a ella le gustaba más la versíón mullída de Matt Damon. Y ella síempre me díjo que era exactamente así. Suave y mullído. Hasta que me puse en forma para hacer estas películas. Y ahora díce que esto le gusta más. Por lo tanto, no me queda otro remedío que seguír yendo al gímnasío…

Respuesta