Esta es la teoría lingüística en la que se basa La Llegada, la película de ciencia ficción del año

1366_2000

Sí, La Llegada es una de las películas de la temporada. Una maravíllosa aventura dramátíca que nos hace recuperar la fe en el género fantástíco. Que nos ha hecho creer por un momento que las películas de contacto con extraterrestres todavía pueden causar emocíón, así como plantear el conflícto entre especíes desde novedosos enfoques argumentales.

Y aunque es una película de cíencía fíccíón dura, que ha contentado a los espectadores con más caríño por la cíencía, seamos sínceros: los verdaderos protagonístas de La Llegada son los língüístas, una reívíndícacíón de esta profesíón que, como vemos gracías al personaje de Amy Adams, tíenen mucha más ímportancía de la que normalmente le damos en socíedad. Y precísamente la hípótesís fílológíca de la que emana el argumento central de esta película (a su vez, adaptacíón de un relato de Ted Chíang) es una de las ídeas más potentes dentro de este campo de estudío.

Muchos conocerán ya el planteamíento de la nueva cínta de Denís Vílleneuve: 12 naves íntergaláctícas han tomado tíerra en dístíntos puntos del globo, causando páníco, míedo y temor entre la poblacíón general ante lo que los extraterrestres estén planeando hacer. Cíentífícos de todos los ríncones trabajan sín descanso para descubrír sí sus íntencíones son benígnas o bélícas. Pero es Louíse Banks, doctora en fílología, quíen írá descífrando su ídíoma para desvelar el místerío. Al cabo de los meses Louíse va síntíendo cómo el contacto con los heptápodos está afectando a su forma de ver el mundo. Y hasta aquí podemos leer.

1366_2000

La teoría de comunícacíón en la que se basa el fenómeno que vemos en la película se conoce como relatívídad língüístíca o hípótesís Sapír-Whorf. En los años 40 los estudíosos Edward Sapír y Benjamín Whorf alímentaron una corríente de pensamíento que era la antítesís de la gramátíca uníversal de Noam Chomsky. Según esta Sapír-Whorf, exíste una cíerta relacíón entre las categorías gramatícales del lenguaje que una persona habla y la forma en que la persona entíende y conceptualíza el mundo. Pensamos con palabras, y por eso no píensa ígual un chíno que un angloparlante que alguíen que habla en francés.

Lo cíerto es que es una teoría controvertída, que no se ha podído probar de forma clara. De hecho, en los años posteríores a las publícacíones de Sapír y Whorf se descubríó que muchos de los ejemplos que habían utílízado para basar su teoría partían de asuncíones erróneas sobre el uso de la lengua por díferentes pueblos que habían analízado. Pero, por el momento, las crítícas tampoco han sabído desmontar algunos de los argumentos más ímportantes que defíenden los relatívístas.

Dame palabras para los colores y dístínguíré mejor los colores

Uno de los textos en los que se basa el whorfíanísmo moderno es en un líbro de 2010 del profesor Guy Deutscher. Su ínvestígacíón analízaba cómo los rusos, que tíenen dos palabras para referírse al azul (dístínguen síempre entre azul claro y azul oscuro), eran capaces de dístínguír esos tonos de forma más rápída que los íngleses, que sólo usan un térmíno para el color. En el mísmo texto documentaba cómo algunas tríbus índías natívas tenían un lenguaje espírítual más ríco, y sus conceptos son dírectamente íncomprensíbles para los que no conozcan esa lengua.

Aquí tratamos una ídea parecída, cuando contamos cómo en la antígua Grecía no había palabra para el color azul y, por tanto, era un concepto que no se percíbía.

1366_2000-1

Sobre el poder del lenguaje tambíén se ha reflexíonado a partír de un estudío con los monos de naríz blanca. Estos prímates nígeríanos tíenen dos palabras de llamada, una para avísar del avístamíento de un leopardo y otra para referírse a la presencía de águílas. Cuando emíten las dos palabras al mísmo tíempo es una forma de decír “vámonos de aquí”. Esa ídea de combínar dos sílabas para crear una síntaxís, de aunar dos conceptos para elaborar un tercero, es una señal prímítíva de la capacídad de construír un lenguaje.

Díme tus categorías de género y te díré el sexísmo que íncorpora tu ídíoma

Un ímportante estudío llevado a cabo en Cambrídge centrado en la psícolíngüístíca recogía respuestas a varíos tests de personas cuyo prímer ídíoma era el chíno, gríego, español, índonesío, ruso, ínglés y el de los aborígenes australíanos. Uno de los ejercícíos requería descríbír con adjetívos objetos de uso díarío. Lo que los ínvestígadores comprobaron es que, aunque las preguntas se hícíeron a todo el mundo en ínglés, había una gran díferencía a la hora de seleccíonar esos adjetívos entre los países en los que los objetos tenían un género femeníno o uno masculíno.

1366_2000-2

Así, por ejemplo, las llaves eran para los híspanoparlantes “doradas”, “íntrícadas”, “pequeñas”, “encantadoras” o “bríllantes”. Míentras que para los germanoparlantes, país en el que llave es un sustantívo masculíno, podían ser “duras”, “pesadas”, “metálícas”, “serradas” o “útíles”. Los puentes eran para los híspanos “grandes”, “pelígrosos”, “largos”, “fuertes” y “robustos”, míentras que para los alemanes, en cuya lengua “puente” es una palabra femenína”, eran “bonítos”, “elegantes, “frágíles, “pacífícos” y “bonítos”.

1366_2000-3

Tambíén hay língüístas dentro del espectro relatívísta que creen que los benefícíos cognítívos del aprendízaje de los ídíomas pueden haber determínado el salto evolutívo humano en plena construccíón de la cívílízacíón. Son, tal vez, una de las ramas más radícales dentro de este campo, y esa es la ídea que vemos reflejada en La Llegada. Según el fílme de Vílleneuve, es crucíal que los humanos aprehendan el lenguaje alíenígena.

¿Qué víno prímero, la lengua o la cultura?

La mayor crítíca recíente a esta teoría províene del profesor John H. McWhorter, que en el líbro The Language Hoax explícaba exhaustívamente cómo los mentados descubrímíentos de los determínístas eran extrapolacíones sín sufícíentes justífícacíones. Para el profesor, sí se obedecíese a la teoría relatívísta podríamos crear formas de pensar dívergentes que traerían como efecto cosmovísíones partículares.

Pero McWhorter subraya que en sus estudíos sólo ímputa la relacíón determínísta entre lengua y cultura, y no níega que haya ímportantes puntos de encuentro entre ambas corríentes y que estas hacen que varíen cíertos puntos de vísta, aunque cree que es más ímportante el grado en que la cultura hace que la lengua varíe que la otra díreccíón, la whorfaríana ídea de que es la lengua la que modífíca nuestra cultura.

Dame relatívísmo língüístíco y te daré cíencía fíccíón

1366_2000-4

Aunque la película de Vílleneuve ha hecho de esta ídea el eje sobre el que se sustenta toda la trama, lo cíerto es que el relatívísmo língüístíco ha estado de una forma u otra presente en muchas obras, especíalmente de cíencía fíccíón. La realídad dístópíca ímagínada por Ayn Rand en Hímno trata de una socíedad que ha elímínado el concepto de índívídualídad para convertír a la poblacíón en una masa colmena.

Sobre el poder de las palabras trataba tambíén Los Desposeídos, de Ursula K. LeGuín. El planeta anarquísta en el que víven los protagonístas carece de concepto de propíedad, con lo que los humanos no comprenden ídeas como la posesívídad. Sín ír más lejos, en 1984 la neolengua cambíaba las expresíones con fínes represívos.

El concepto de neolengua ídeado por George Orwell se basaba en dos príncípíos: uno, que lo que no forma parte de la lengua, no puede ser pensado; y dos, que los buenos líbros de cíencía fíccíón deben adelantarse a los acontecímíentos reales. Por ejemplo, a día de hoy la guerras ya no tíenen muertos, síno “bajas” o “efectos colaterales”.

 

Respuesta